Saltar al contenido
Anuncios

Pixar: todos sus filmes de peor a mejor

Por méritos propios, Pixar ha conseguido convertirse en uno de los estudios de animación más exitosos y mejor valorados de la actualidad. Fundada en 1979 como división computacional de Lucasfilm, fue adquirida años después por Steve Jobs para convertir Pixar en lo que es ahora: una empresa de animación. Aunque los primeros trabajos del estudio fueron cortometrajes, no fue hasta 1995 con Toy Story que comenzó a ser conocido y reconocido en todo el mundo. Desde entonces, Pixar ha creado algunas de las cintas más elogiadas de la historia del cine actual.

Esta entrada pretende ser un homenaje y un repaso a la filmografía de este maravilloso estudio. En él encontraréis ordenadas en orden de preferenciade peor a mejor— todos sus largometrajes con una breve crítica de cada uno.

Evidentemente, la lista es totalmente subjetiva y sujeta a la experiencia de quien escribe estas líneas. Además, ya que se trata de una lista relativa y que engloba varias obras, es muy probable que esta varíe en mi cabeza de aquí a unos meses. Es más, desde que pensé en escribir esta entrada hasta hoy, la lista ha sido modificada un par de veces. Con lo cual, animo a todo lector a que comparta sus impresiones y exprese su acuerdo o desacuerdo con esta humilde aportación que hago al legado de Pixar.

Hechas estas aclaraciones, solo me queda esperar que disfrutéis de esta entrada tanto como yo he disfrutado en hacerla.

17. Cars 2 (2011)

 

Cars-2Esta secuela de la exitosa franquicia Cars es probablemente la producción menos destacada de toda la filmografía de Pixar. Menos inspirada que su antecesora, esta segunda parte se mueve en un ambiente más internacional —carreras en Tokio, Italia y Gran Bretaña— empleando tópicos culturales —algunos de manera más inteligente de la esperada— con una subtrama de espías con las películas de James Bond como referente directo.

El problema principal de Cars 2 es, al menos para quien escribe estas líneas, Mate, un personaje que por medio de sus bromas y su actitud boba pretende ganarse el cariño del público y más concretamente el de los más pequeños. Aunque esta propuesta tiene ideas inteligentes, las desarrolla de una manera demasiado evidente y sin la magia y el cariño que se le presupone a una película de Pixar. Aun así, posee una calidad técnica envidiable y algunos pasajes muy entretenidos y bien desarrollados. Esperemos que la tercera entrega —prevista para julio de 2017— nos muestre algo más interesante de este curioso mundo de coches.

16. Cars (2006)

 

Cars-1068x601En 2006 John Lasseter, que había conmovido al mundo con películas como Toy Story y con otras propuestas muy interesantes como Bichos, llegó con esta película pensada para el merchandising y que contó con una enorme popularidad por parte de su público objetivo: el infantil. Su recepción ante los críticos fue más bien fría: Cars se antojaba demasiado poco imaginativa y se intuía demasiado comercial. Sin embargo, es innegable que la película cuenta con una animación prodigiosa —incluso hoy en día— e ideas interesantes y recurrentes en filmes de Pixar: la nostalgia del pasado, la importancia de la amistadCars se antoja demasiado poco ambiciosa en el ámbito artístico, aunque se trata de una cinta infantil recomendable para los niños. Eso sí, quizás no tanto para los adultos.

15. Monstruos University (2013)

5mDCKKS7M8aUZKdShnCa7lLbzmH.jpg

Ambientado en la esfera universitaria esta divertida precuela de Monstruos, S.A expande el universo de dicha película y nos muestra algunas facetas desconocidas de personajes como Mike, Sully o Randall. La historia es bastante simple: Mike quiere convertirse en asustador e ingresa en la universidad con la determinación de cumplir su sueño. Sully, por otra parte, es un monstruo de buena familia con facilidad para asustar, pero no especialmente astuto. Por azares de la vida, Mike y Sully se ven forzados a trabajar junto a un grupo de marginados: los Oozma Kappa.

Resulta del todo imposible no comparar esta cinta con Monstruos, S.A y aunque es cierto que en su conjunto es menos imaginativa y no tan divertida como su antecesora, Monstruos University funciona sorprendentemente bien como comedia universitaria. Tiene personajes carismáticos y un mensaje simple y motivador sobre encontrar nuestro lugar en el mundo.

14. El viaje de Arlo (2015)

El-viaje-de-Arlo

Llegamos a una de las últimas cintas de Pixar. El viaje de Arlo nos cuenta la historia de Arlo, un pequeño —literalmente— dinosaurio que, por azares de la vida, acaba lejos de su hogar. En su travesía conocerá a Spot, un pequeño humano salvaje que le acompañará en su viaje a través del mundo. Arlo nos muestra un mundo en el que los dinosaurios nunca se extinguieron y llegaron a convivir con los humanos. De partida, la trama resulta de los más jugosa, aunque, por desgracia, la cinta no ofreció tanto como un fan del estudio habría cabido esperar.

Gráficamente es una maravilla: el nivel de detalle es casi realista. El guion, por su lado, es quizás algo perezoso, ya que se mueve entre arenales ya conocidos y explorados —y mejor— en otras cintas, incluso dentro del universo de Pixar. El proyecto de El viaje de Arlo pasó por varios directores, de ahí que el resultado final de la cinta sea poco estable. Eso sí, tiene varios méritos loables: además del virtuosismo técnico, combina el espíritu del western más clásico —dinosaurios que cabalgan por el desierto— con el tono de divertimento y aventuras pixerianas. ¿Una decepción? Pues puede que sí, comparada con el resto de obras. Pero, fuera de ese contexto, es una cinta divertida y con más corazón de lo que parece.

13. Buscando a Dory (2016)

Buscando-a-Dory

Ahora sí: la última cinta de las estrenadas hasta ahora por Pixar. ¿Y qué tal? Pues ni tan mal. Siendo honestos, muchos temíamos del regreso de Dory, Marlin y Nemo en esta secuela de Buscando a Nemo. La realidad es que, incluso en una secuela así, Pixar mantiene su nivel tanto en técnica gráfica como narrativa. Básicamente, Buscando a Dory es la historia de cómo Dory recuerda a sus padres y va en su busca.

Si bien es cierto que su trama es bastante similar a la de su precuela, Buscando a Dory aporta los suficientes elementos para hacerla una cinta reseñable. Empezando por Dory: su papel en Nemo es muy aclamado, y su paso a protagonista podía haber sido manchado por una sucesión de gags repetidos sobre sus problemas de memoria. Por suerte, Andrew Stanton consigue dirigir la película por buen cauce: Dory es tratado como un personaje tragicómico que vive situaciones tensas, dramáticas, alegres y divertidas. Haciendo uso, en todo momento, de un tono correcto y adecuado. Tiene, además un mensaje ecologista muy reivindicable y cuenta con la introducción de Hank, un pulpo que, sin duda, es de los mejores personajes secundarios de Pixar.

12. Brave (2012)

Brave

A partir de este puesto llegamos a las verdaderas joyas de Pixar. En este número 12 está, quizás, la obra más infravalorada de toda la filmografía del estudio —junto, en mi opinión al número 10—. Brave nos traslada a una Escocia medieval fantástica donde Mérida, una princesa, no quiere seguir la tradición familiar. Debido a una disputa con su madre, la reina Elinor, Mérida acude a una bruja para que cambie su destino. A partir de entonces las cosas en el reino empiezan a torcerse y Mérida tendrá que enfrentarse a grandes peligros para entender qué es la verdadera valentía.

Brave tiene el mérito de ser la primera obra de Pixar basada en un cuento de hadas. Además, es también la primera en tener a un personaje femenino como protagonistaDel revés y Buscando a Dory serían las siguientes—. El proyecto supuso un cambio de aires en el estudio tanto estético como de concepción. Se trata de un interesante reajuste femenista de un clásico cuento de hadas que une la aventura y la unidad familiar propias de Pixar, con la magia y el cariño al detalle propias de obras de Studio Ghibli.

11. Up (2009)

Up

Si antes hablaba de Brave como la más infravalorada, ahora llegamos con, para mí, la más sobrevalorada —en cuestión de críticas, premios y valoraciones— del estudio. No me entendáis mal: Up es una cinta notable y llena de momentos conmovedores. El problema, quizás, es que presenta una trama poco consistente y estirada. La historia se centra en Carl Fredricksen, un anciano jubilado que decide irse a América del Sur: un viaje que lleva planeando desde pequeño. Para ello, usará cientos de globos atados a su casa y se verá envuelto en más de un problema en su travesía.

Como punto positivo, hay que decir que Up cuenta con uno de los mejores prólogos del cine y, sin duda, el mejor de todo Pixar. Con solo un par de diálogos y los temas musicales del maestro Michael Giacchino, la cinta nos hace amar, creer, soñar, llorar… Es un vaivén de emociones magistral, sin duda. Lo que viene después de este inicio, por desgracia, no está tan a la altura. Los personajes secundarios son tontorrones en exceso y el villano no es creíble ni impone, entre otras cosas. Eso sí, su prólogo y su prodigiosa animación salvan, con creces, a esta aclamada cinta de Pete Docter y Bob Peterson.

10. Bichos, una aventura en miniatura (1998)

Bichos-una-aventura-en-miniatura.jpg

Tras un estreno tan importante como lo fue el de Toy Story, Pixar se enfrentaba a un gran reto: mantenerse al nivel en sus futuras películas. Así, llegó Bichos, una aventura en miniatura, película sobre una colonia de hormigas que se enfrenta a la amenaza de unos saltamontes. Esta curiosa readaptación de Siete samuráis de Akira Kurosawa supuso la colaboración en la dirección de dos grandes nombres de Pixar: John Lasseter y Andrew Stanton.

Si bien la historia avanza por cauces ya vistos, Bichos destaca por su gusto en los detalles y en los personajes. Su villano Hopper es de los mejores villanos del estudio, que, además, protagoniza algunos de los diálogos más interesantes de la cinta. El grupo de insectos del circo, por su lado, conforman una troupe de lo más variada y carismática. En cuanto al apartado musical, Randy Newman compone una destacable banda sonora que, junto a la sorprendente animación, dan vida y color a esta incomprendida e infravalorada joya de Pixar.

9. Toy Story 2 (1999)

Toy-Story-2.png

Llegamos a la primera de las secuelas de Pixar. Continuación de nada más y nada menos que Toy Story. Las aventuras de Woody y Buzz cautivaron a medio mundo y solo 4 años después llegó esta Toy Story 2. La cinta nos cuenta, básicamente, cómo un coleccionista de muñecos secuestra Woody y todos los juguetes van en su rescate.

Esta segunda parte de los juguetes más famosos del cine resulta todo un logro en muchos aspectos. La película, para empezar, se mueve por muy variados escenarios de forma inteligentísima —su inicio, sin ir más lejos—. La historia, además de ahondar en el «pasado» de los protagonistas, introduce personajes nuevos tan entrañables y carismáticos como Jessie o Perdigón. No faltan referencias cinematográficas y divertidísimos gags en un guion trepidante y lleno de inteligencia. Es, por muy poco y para este redactor, la «peor» de su trilogia. E igualmente no deja de ser de lo mejorcito de Pixar. Una secuela digna de ser recordada.

8. Monstuos, S. A. (2001)

Monstruos-S.-A.

Es a partir de este punto que entramos en las «imprescindibles» del estudio. Al menos, desde la humilde opinión de un servidor. Nos abre las puertas a esta «sección» la archiconocida Monstruos, S. A., una cinta sobre monstruos que reimagina tópicos y leyendas de estos. Dentro de este universo, conocemos a Sully y Mike, equipo de asustadores de la empresa Monstruos S. A. A través de puertas que conducen a las habitación de niños, los monstruos asustan a los niños cuyos gritos se almacenan para obtener energía. Un día, una pequeña niña entra en el mundo de los monstruos y desata el caos.

Esta cinta de monstruos fue uno de los grandes hitos del estudio y con motivo. El colorido universo de monstruos conforma algunos de los escenarios más imaginativos y destacables de todo Pixar. Mike y Sully, en cuanto a personajes, conforman un dúo cómico clásico —la fuerza y el cerebro— pero efectivo. La inclusión de Boo resulta interesante por lo que supone en la relación de los protagonistas y consigue, sin pronunciar palabra, ganarse el afecto y cariño del público. Monstruos, S. A. es una fábula maravillosa, nostálgica y que siempre da gusto rememorar.

7. Del revés (2015)

Inside-Out.jpg

¿Y si pudiésemos ver qué ocurre dentro de nuestra cabeza? Del revés, una de las películas más recientes de Pixar, intenta buscar respuesta a esta incógnita. La historia se centra en Riley, una joven cuya familia se muda de ciudad, y sus sentimientos. Estos son Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira. Estos ayudarán a Riley a lidiar con los problemas cotidianos y conocidos por cualquier preadolescente que se precie.

Como en el caso de Monstruos, S. A.Del revés se las ingenia para saltar continuamente entre dos mundos: el mundo real y el mundo de los sentimientos. Estos saltos, realizados con mucha inteligencia, dotan de un dinamismo y una complejidad a este cinta del todo acertado. La importancia de la imaginación, los sentimientos, la familia, los pequeños momentos… Del revés es una cinta sobre todo eso y mucho más. Una historia sobre aceptarse a uno mismo que, con una animación y un guion prodigiosos, se ganan el corazón de niños y mayores por igual. El director Pete Docter consigue, para un servidor, el mejor trabajo de su carrera.

6. Toy Story (1995)

toy-story.jpg

Llegamos a aquella que lo empezó todo. La historia de los juguetes más queridos y alabados de la historia del cine. En 1995 John Lasseter creó Toy Story, primera película animada totalmente hecha por ordenador. La historia se centra en Woody, un muñeco vaquero que ve amenazada su posición de «juguete favorito» con la llegada de Buzz, un muñeco espacial.

Toy Story es, sin duda, el primer gran paso de Pixar. Un triunfo a todos los niveles: guion, personajes, animación, música… Las aventuras —más bien desventuras— de Woody y Buzz llevan al espectador por un recorrido de lugares en principio comunes, pero que se tornan fascinantes desde la perspectiva de los juguetes —igual que ocurre en su segunda y tercera parte—. La eterna lucha de el «pasado» —Woody— contra el «futuro» —Buzz— llega aquí a su máximo esplendor con momentos brillantes, llenos de acción, comedia e incluso drama. Una cinta clásica sobre la amistad y la nostalgia que, sin duda, ha pasado a la historia del séptimo arte.

5. Ratatouille (2007)

Rataouille.jpg

Este quinto lugar está reservado para la, en mi opinión, primera obra maestra de Pixar después de que Disney la comprara en 2006. Ambientada en París, la historia nos introduce a Remy, una rata que sueña con convertirse en chef. A pesar de la oposición de su familia y de querer pertenecer a un mundo como el de la cocina, donde las ratas están muy mal vistas, Remy hará todo lo posible para ser un cocinero de primera.

Como decía, Ratatouille fue una de las obras clave del estudio. Tras su compra por parte de Disney, muchos temían que su obras perdiesen calidad y se estancaran. Pero nada más lejos de la realidad. Este clásico culinario demostró que Pixar tenía mucho que dar y demostrar. Aunque es cierto que, en algunos aspectos, pueda ser algo «típica», lo que hace grande a Ratatouille es que siente amor y pasión por aquello que cuenta. Pocas películas han retratado mejor el gusto culinario como esta. Retrato que, además, cobra una imponente fuerza en un maravilloso clímax final.

4. Buscando a Nemo (2003)

Buscando-a-Nemo

Nemo es un pequeño pez payaso que vive en una anémona junto a Marlin, su protector padre. Después de ser capturado por unos submarinistas, el joven Nemo va a parar a la pecera de un dentistas. Es entonces cuando el tímido Marlin decide ir en busca de su hijo en un viaje por el océano.

Esta incursión pixeriana marina supuso uno de los mayores éxitos comerciales y críticos de todo Pixar. La representación del mar y de los peces no solo resultó una delicia a nivel estético y artístico, sino que compuso una ambientación y unos personajes inolvidables y que aún perduran en el imaginario colectivo. En el apartado musical, Thomas Newman compone una de sus mejores bandas sonoras. Por no hablar del magnífico trabajo de Andrew Stanton Lee Unkrich como directores, los cuales filmaron una de las obras más destacadas y queridas de toda su carrera. Las trepidantes aventuras de Marlin y Dory a través del mar son, sin duda, un pequeño milagro del cine. Un milagro con el que reír, llorar y, en definitiva, disfrutar y ser feliz.

3. Los increíbles (2004)

Los-increibles

Brad Bird, uno de los grandes cineastas de Pixar, realizó en 2004 la película definitiva de superhéroesLos increíbles. La cinta nos traslada a un mundo en el que los superhéroes han dejado atrás sus heroicidades y viven camuflados en la sociedad como ciudadanos de a pie. Bob Paar vive hastiado por su aburrida y monótona, hasta que un día recibe una petición para volver a ejercer de superhéroe. A partir de aquí, la situación comienza a torcerse hasta límites ciertamente insospechados.

Tras uno de los prólogos más brillantes de Pixar, donde vemos el pasado glorioso de los superhéroes, la cinta nos traslada al aburrido y tedioso presente. La familia Paar, compuesta por miembros con poderes, vive una vida tranquila, pero en la que no se sienten partícipes. Vemos una relaciones reales, humanas, con las que es fácil empatizar. Y es que Los increíbles, aunque tiene momentos épicos y grandiosos, no se olvida de lo importante: tener corazón. Desde su banda sonora, hasta su guion lleno de referencias culturales, la cinta es una total carta de amor al cine de acción, espías y superhéroes. Así, ¿quién necesita elegir entre Marvel o DC teniendo a Los increíbles?

P. D. Esperemos que su segunda parte, prevista para 2018, sea igual de buena que este tesoro audiovisual de Brad Bird.

2. Toy Story 3 (2010)

Toy-Story-3.jpg

Y en segundo lugar, una tercera parte. ¿Si las segunda partes nunca fueron buenas, qué pasa con las terceras partes? Quizás Toy Story 3 sea la indudable excepción a esta regla. Con dos obras sobresalientes como Toy StoryToy Story 2, la idea de una tercera entrega parecía un poco… jugada comercial. No fue así. Esta tercera —y no última— entrega de los juguetes nos traslada a la época universitaria de Andy, el que fue su dueño en antiguas entregas. Por azares del destino, los juguetes acaban en una guardería donde no todo es lo que parece…

Toy Story 3 es la madurez total de la franquicia. Su animación, su guion, sus personajes… todo resulta una versión mejorada de lo que ya habíamos visto en el pasado. Los personajes ya conocidos quizás no presenten características sorprendentes —salvo el Buzz flamenco. O sea, creo que es el gag es de lo más épico del estudio—, pero sus nuevas incorporaciones resultan de los más frescas y vigorizantes. Barbie, Ken, Lotso… La microsociedad que recrean en la guardería es un ejercicio de imaginación e ingenio digno de grandes maestros del cine. Y, por supuesto, no podemos obviar su final: una gran ¿despedida? a la infancia, donde más de uno soltó lágrima. Y con razón.

P. D. Su cuarta parte está en camino. Llegará en 2019 y será una comedia romántica. ¿Estará a la altura de la trilogía de juguetes? Tendremos que esperar para averiguarlo.

1. WALL·E (2008)

WALL·E.jpg

Es verdad que, al principio, he señalado que esta lista va variando con el paso del tiempo. Sin embargo, algo que nunca cambia es el puesto número número 1. Y es que, desde que la vi hace años, WALL·E se convirtió en mi película favorita de la compañía. En una Tierra postapocalíptica sin humanos, WALL·E trabaja como robot de limpieza mientras recoge basura. Un día, conoce a EVA, una sonda blanca enviada a la Tierra.

La película arranca con, una vez más, uno de los inicios más conseguidos de Pixar. Sin apenas diálogos, WALL·E hace que lo genios como Chaplin o Keaton hicieron en el pasado: encandilar al público. La genialidad de la cinta es que, sin necesidad de verbalizar, transmite una serie de valores e ideas muy complejas. Y, a la vez, estas son totalmente comprensibles y para todos los públicos. Es un verdadero logro que, como cinéfilo, aplaudo y respeto de corazón. Además, como casi todo en Pixar, es visualmente brillante. Andrew Stanton dibuja un universo rico en matices, lleno de escenarios dulces y amargos al mismo tiempo. Sin duda, WALL·E es un canto al amor. El amor en todas sus formas posibles. Y es maravilloso. ¿Quién iba a pensar que una historia de amor entre dos robots que no hablan podría tocar la fibra sensible? Pues así es.

Este artículo fue publicado originalmente en akrox.com
Anuncios

Guillermo Ruiz Ver todo

Cinéfilo, seriéfilo y un poco friki. Proyecto de traductor y actor de doblaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: