Saltar al contenido
Anuncios

Merlí: un nuevo Verano Azul

Merlí es una de esas series que, por la sinopsis, pueden resultar pedantes y aburridas; doy por sentado que en este país el interés por la filosofía, en general, es escaso o nulo. Sin embargo, con Merlí aprendemos que la filosofía no son solo nombres extraños y conceptos incomprensibles.

Todo comienza cuando la exmujer de Merlí se va a Italia a trabajar y le pide que cuide de su hijo en común, Bruno, quien no tiene buena relación con su padre por haber estado ausente durante toda su vida. Y empeora cuando Bruno descubre que lo han desahuciado, que no tiene trabajo y tienen que irse a vivir con su abuela. Pero para más inri todavía para Bruno, llaman a Merlí para que sea profesor de Filosofía en su instituto.

A partir de entonces, Merlí revolucionará el instituto. No solo a sus alumnos —o como él los llama: los peripatéticos—, sino también a los profesores y a los padres. Y lo hará tanto con lecciones de Filosofía, como con su actitud tan descarada y desvergonzada.

Pero, tranquilos, no vengo a contaros la serie, sino a elogiar esta producción catalana que sabe elegir el momento para hablar de uno u otro filosofo. Y esto es gracias a que, en cada capítulo, vemos alguna relación con la filosofía de cada autor. A veces más acertadas que otras. Y me resulta inevitable comparar esta serie con la ya entrañable Verano azul. No diré más, 40 capítulos de filosofía, risas y momentos en los que se te encoge el corazón.

Y atentos a la noticia, hay un spin-off en camino de la mano de Movistar+ con Pol Rubio como protagonista. Recomiendo a los que no la hayáis visto que os pongáis al día ya mismo porque, además, la tenéis completa en Netflix.

Anuncios

J. Puentedura Ver todo

Escritor de banales versos y relatos incoherentes. También escribo y dirijo RubikMag.com

A %d blogueros les gusta esto: