Saltar al contenido
Anuncios

Fantasía Fantasiosa: Capítulo Palito Palito Palito

Capítulo anterior

Bueno, pues aquella noche fue bastante movida, porque ya vamos por el tercer tocho que le sacamos. Protagonista, montado en la yegua blanca, cabalgó a través de la noche. Podían cabalgar porque había luna llena, pero vamos, que si no hubiese habido habrían cabalgado igual, porque a los animales monos nunca les pasa nada, no vaya a ser que el público se traumatize (bueno, si eso, al final de la novela matas a alguien mono, las quinceañeras se traumatizan, y luego suben todas fotos al féizbuc diciendo ”yo también lloré con la muerte de…”).

También saltaron un tronco que había al lado del camino. No hacía ninguna puta falta saltarlo, porque podían esquivarlo perfectamente y saltar un tronco con un caballo por la noche en el bosque es mala idea, pero siempre que alguien va a caballo tiene que saltar un tronco para que puedas poner un primer plano del caballo saltando, así que no había más cojones. Tras eso, subieron un empinado camino hasta llegar al borde de un precipicio, desde donde se veía el tronco anterior. Y la yegua paró, de cansada que estaba. Y volvió a transformarse en la chica angelical de antes (con el toto depilado, no nos olvidemos de eso, que en un mundo medieval es todo un avance… o decadencia, según se mire).

–Estoy agotada. No estoy acostumbrada a tanto trote.

¿Veis? Cuando eres narrador te das cuenta de que tus personajes hacen un montón de juegos de palabras… ¡y no puedes decírselo porque eso sería romper la puñetera cuarta pared!

–¿Cómo es que puedes convertirte en yegua?

En realidad, a Protagonista le importaba una caca la historia de la chica esa, pero tenía la impresión de que si no le preguntaba volvería a amenazarle con un ejército de paladines (que por cierto, podría enviarlo contra los malos, ¿no?).

La muchacha misteriosa miró hacia la luna llena, y empezó a contar una bella historia acompañada con música de arpa:

–Es porque en mi otra vida yo era una yegua, pero me morí. …¡Ejem!

–Ah, sí, esto… ¿y por qué te moriste?

–Oh, es una terrible historia. Yo era una joven yegua feliz que iba por ahí trotando, pero un día pasó algo horrible… aquel mamporrero era demasiado bruto, y el semental la tenía demasiado…

Afortunadamente para la cordura de Protagonista, se calló al escuchar a los malos pasando por abajo.

–¡Mierda, ya llegan!

Y afortunadamente para ellos, los malos tenían sus propios problemas. Los soldados humanos y la rana con armadura habían hecho que sus caballos esquivasen el tronco, y a Jefe Malo no le hizo gracia.

–¡Panda de idiotas! ¡Tenéis que saltar el tronco para que se vea EL PODER DE LA OSCURIDAD!

(Sí, sí, muy poderosa pero en todas las sagas pierde…)

–¡Señor, pero si aquí no nos ve nadie!

–¿Cómo que no? ¡En ese árbol hay un autillo!

–¡Uh, uh, uh,! ¡Uh, uh, uh, uh!

La rana lo reconoció:

–¡Ostia, yo le conozco, es DJ Autillo!

Y se puso a bailar (en serio, qué puta pena que no haya presupuesto para peli, porque ver a una rana toro bailando con el autillo de fondo en la espalda de un caballo es la ostia, lo que os perdéis).

Autillo
Parece una rapaz nocturna cualquiera, pero DJ autillo hace bailar como nadie a las ranas toro antropomorfizadas. Ah, y también espía a la gente en el bosque.

Mientras tanto, la yegua de Protagonista, que debía de tener GPS, porque se conducía sola, llegó a un peaje.

–Hola, bienvenidos al peaje de la ruta entre Ciudad De La Infancia Del Prota y Ciudad Con Nombre.

–Es que nos persigue el mal…

–Sí, ya, que la luz es buena, la oscuridad es mala, y que no merece la pena leerse el libro porque al final siempre ganan los buenos. Por tener una flecha encima de la cabeza puedes pasar gratis.

Volvieron a parar en un claro, pero esta vez para que la yegua pudiera echar unos mojones. Y entonces se volvió humana de nuevo (se entiende que le daba vergüenza cagar como humana).

–Oye, hay una cosa que quiero preguntarte…

–No, Protagonista, es mejor que no sepas mi nombre, porque nunca volveremos a vernos… bueno, sí, en realidad seguramente sí, porque si salgo en los primeros capítulos, y no salgo más, la gente se quejará en los foros.

(Muy optimista por su parte, porque ahora que está de moda Canción de Hielo y Fuego podría matarla y no quedaría feo.)

–Si yo en realidad quería preguntarte por mi padre.

–¿Tú padre?

–Sí, ¿qué harán los malos con él?

–Pues mira, lo más probable es que lo hayan matado.

–¿Qué? ¡Que es mi padre!

–Bueno, en realidad no, porque eres el hijo perdido de la familia real del…

–¡Esa mierda ya me la sé! ¡Pero yo quería a mi padre!

–Mira, a tu padre había que matarlo porque no aportaba nada a la trama y su muerte le da profundidad a tu personaje. Yo me morí por culpa de un mamporrero malvado y no voy por ahí contándolo…

–Ah, así que eres tú…

La chica mágica sin nombre y Protagonista se giraron, y a su espalda, iluminados por la luna llena, vieron a uno de los soldados con la palabra MAL, montado sobre un caballo negro con una tranca francamente impresionante (incluso para un caballo).

–¡Ja, ja, ja,! ¡Esta vez el caballo hará de mamporrero y yo seré el semental!

–¡Oh, no! ¡Es él! ¡El mamporrero malvado!

–¡No jodas! ¡Pero esto no tiene sentido!… Bueno, ahora que lo pienso, yo llevo toda mi vida con una flecha en la cabeza, así que no sé de qué me quejo.

Al otro lado del claro apareció Jefe Malo con los demás soldados. También iban a caballo y también la luna iluminaba sus armaduras (iluminaba en todos los ángulos porque lo dice el autor, zasca). Ah, y también estaba DJ Autillo, que les había seguido silenciosamente para ver qué pasaba.

–Lo siento, Protagonista, pero no vamos a permitir que sobrevivas para que hagan otra saga de fantasía épica contigo y te lean los quinceañeros motivados y se hagan pajas pensando en la tía esa que te acompaña.

(…)

Total, lo lógico hubiese sido que hubieran hecho una carga de caballería contra ellos, pero como eso no es épico y a los lectores de este género se ve que les importa una caca la lógica, pues Jefe Malo bajó al suelo y desenvainó su Espada del Caos con runas grabadas. Se notaba que era del Caos porque ponía esto:

«Sumjps.upwiortpwirjshsd`p,`sdfrvjovñr,çsdhtsmfrd» (más o menos, ¿sabes? Algo así…)

Vaya, que al autor no le había dado la gana de aprender a leer las runas porque, ¿le vas tú a decir a un herrero del caos lo que tiene que hacer?

–Se te han acabado los críticos, chico. Ahora verás tu primera pifia.

Y ahora a ver qué mierda me invento para salvar al prota, porque matar al prota es algo demasiado original, y los lectores que quieren leer siempre la misma historia repetida, donde los buenos siempre ganan para poder consolarse con su visión infantil y simplista del mundo, no me lo perdonarían D:

***

En una colina situada frente a las murallas de la Ciudad Con Nombre, el maestro You miraba al bosque profundo que había frente a la ciudad. No tenía mucho sentido que la gente de las ciudades tuviera bosques al lado y no los talase para hacer cultivos, pero se ve que aquí la gente hace como en el Eish of Empáirs y construye las granjas en el centro de la ciudad (¿?).

–Joder, cuánto tarda el nuevo protagonista.

Miró en todas direcciones.

–Bueno, supongo que no pasa nada si…

Pfffffffffffffffffffffffffffffffffff…

–Ah, qué a gusto me he quedado.

¡Se había tirado un pedete! Pero tranquilos, era de los que suenan, así que no olía (mucho).

[Las ilustraciones, con su estilo acorde con el género, son cortesía de Don Loco]

Mujer Mágica del Bien (censurada)
Quizás saque la versión sin censurar cuando haga el Patreon… si es que la terapia consigue curarme cuando acabe esto.
Anuncios

M.E.F.P. Ver todo

Sólo soy alguien que intenta escribir... y a veces lo consigue.

https://www.youtube.com/channel/UCXRASF9opyRxrjkxNQ2eQyA

https://t.me/wzayei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: